Antes de yo nacer…

Compartir

Antes de que yo naciera, otras generaciones anteriores trabajaban por el provenir nacional. Estudiaban como mejorar el país y el pueblo. Pensaron en cómo iba ser mi vida. ¡También pensaron en la suya!

En el tiempo de mi vida, se desarrollaron grandes instituciones como el ICE que alumbra toda Costa Rica. En los 50’s, como se esforzaron, ante tantos retos y dificultades, para llevar buena corriente desde Birrís de Cervantes hasta Cartago. Pasamos de la pequeña represa en La Garita a proyectos masivos de primer mundo.

Tenemos la garantía de agua potable pura. Pocos países en las Américas tienen el aguas potable servida en su casa. Difícilmente alguien se enferma en la gran Costa Rica por agua no potable.

Impresionante, simplemente extraordinario como las enfermeras y personal de la Caja Costarricense del Seguro Social nos han atendido en la epidemia del Covid. Como han trabajado en los cientos de comunidades pequeñas y grandes para atendernos con verdadero profesionalismo y calidad humana. Lo hemos comprobado a través de las vacunas y el gran trabajo que están realizando, salvando incontables vidas.

Costa Rica tiene 29 hospitales, 15 Equipos Básicos de Atención Integral de la Salud -Ebais- y 106 áreas de salud. Imagínese que hay aproximadamente 6500 auxiliares de enfermería, 3300 trabajan para la CCSS, donde la mitad son profesionales en enfermería! Hoy los expertos de salud pública en el país luchan para mejorar la cifra de malnutrición, sobrepeso y obesidad infantil, así como algunas enfermedades crónicas.

La cobija de la Seguridad Social abarca a todas las personas del país. Si llegas de un país extranjero, con solo poner un pie en suelo costarricense, te cubre una amplia gama de servicios. Que decir de programa de riegos de trabajo, de los seguros del INS. Para otras familias está el Instituto Mixto de Ayuda Social y tantos más. Pocos países lo tienen.

Ningún joven en Costa Rica piensa en hacer una carrera en el ejército. ¡Ni se les pasa por la mente! Es una gran bendición que no tenemos un ejército para ir a batallas en otras tierras. Vivimos en paz. No ambicionamos los bosques y junglas de otros lugares. Tenemos los nuestros.

Quizás no tenemos las riquezas materiales de otros países, pero tenemos 28 parques, 32 zonas protegidas, reservas biológicas y forestales. Una riqueza verde de clase mundo.

Costa Rica dispone de una nueva categoría denominada Parques Naturales Urbanos, cuyo objetivo es conservar ecosistemas y bosques en riesgo en la ciudad, así como mejorar la salud física y mental de las personas.

Ya Costa Rica cuentas con Áreas Silvestres Protegidas. Pero lo interesante es apreciar que ya se está desarrollando bosques a la par de la ciudad o inclusive adentro. Ante el mundo tenemos el pasaporte ecológico que cualquier persona puede disfrutar.

El Parque Ecológico La Colina de Curridabat

En la pequeña, pero gran Costa Rica, nos quejamos mucho. Pero es nuestro derecho y así lo demuestran los índices de vida ya que nos hemos ganado el quinto lugar mundial en la libertad de prensa. En el país del norte, si te quejas del sistema, caes preso por 90 días. No hay libertad de prensa ni hay por quien votar. Están todos en la cárcel.

Celebrando los 200 años: Con el fin de festejar el 29 de octubre de hace 200 años, nos invitaron al Colegio Técnico Profesional de Pacayas de Cartago. La vista esplendorosa de las verdes montañas de la lejanía, con Cervantes y Juan Viñas en la bajura. Más arriba, en donde las nubes acarician los cerros se observa Buenos Aires de Alvarado.

En el CTP de Pacayas, me impresionó tanto ver la cantidad de jóvenes que aprenden técnicas y profesiones propios de la zona. Esto es cierto en tantos diferentes lugares de Costa Rica. Un pueblo que aumente su población para reunir los criterios técnicos de tener un colegio es la esperanza del futuro.

Cualquier costarricense que viaje a otros países, lejos quizás muy lejos, no dejan de estar orgullosos de su pasaporte nacional. Porque significa la libertad plena, combinada con la posibilidad de mejorar la situación personal y familiar, por medio del estudio y las facilidades que ofrece la Costa Rica Total!

Cuando en otros países la situación política se pone peligrosa, en todas las Américas, se sabe que a Costa Rica deben llegar. Porque en Costa Rica enarbolando las libertades tan consagradas, cualquiera puede pararse en la esquina y gritar un “Viva mi partido”, sin que a nadie le importe.

Los costarricenses quizás no lo sepan, pero somos amigos de la tolerancia en muchos de sus aspectos sociales. No vivimos secuelas de racismo ya que nuestros héroes nacionales son de diferentes etnias. Toleramos la diversidad. Somos en sí, un país de muchas joyas y dones.

Yo saludo a la República de Costa Rica.

¡Me siento dichoso de compartir con todos la bendición de vivir en Costa Rica!

 

Fraser Pirie.