Cuando queman los libros sepultan los intelectuales.

Compartir
Artículo. La Revista.

En 213 antes de Cristo, el emperador Qin Shi Huang ordenó la quema de cientos de textos del confusionismo, al igual que enterrar vivos a 460 intelectuales pertenecientes a las Cien Escuelas del Pensamiento.

Entre los textos se incluyeron famosamente el Clásico de Poesía y el Clásico de Historia; en sí, la humanidad perdió una gran parte del conocimiento que los intelectuales confucionistas habían recopilado por generaciones.

La biblioteca de Alejandría:

En el tiempo de Julio César, se quemó la biblioteca del conocimiento infinito. Luego fue arrasada en 270 bajo Aureliano y la conquista musulmana. Era la biblioteca más grande e importante del mundo de su época.

La Universidad de Nalanda:
En el año 1197, invasores turcos atacaron destruyendo la Universidad de Nalanda, que contaba con espacio para 10.000 estudiantes. Todo con el fin de implantar el islam a la fuerza. Nueve millones de libros y escritos fueron arrasados por un fuego que duraría tres meses.

La inquisición española: 
En 1490, la Santa Inquisición al igual como mandaba a los herejes a la hoguera, también despachó libros de incalculable valor que fueron destruidos. Se calculan en 5.000 los manuscritos árabes quemados en Granada. ¡Eran títulos prohibidos! Dichosamente se salvaron los de medicina, ya que los árabes eran muy ilustrados.

Heinrich Heine (1797-1856):

Heinrich Heine fue un joven intelectual quien citó una de las expresiones más repetidas de la historia:

—¡Aquellos quienes queman los libros, al final quemarán a las personas!

El 10 de mayo de 1933: En esta fecha nefasta, los libros y poemas de Heine fueron a la hoguera. Unas 40,000 personas asistieron muy entusiasmadas a la quema de libros de Brecht, Einstein, Freud, Mann, Remarque. Además de muchos otros intelectuales. El ministro de propaganda Joseph Goebbels declaraba que el intelectualismo judío estaba muerto y defendió el derecho de los estudiantes a limpiar los escombros del pasado.

Libros de Heinrich Heine junto con las obras de Thomas Mann, Ernest Hemingway, Erich Kastner, Karl Marx, Heinrich Mann y muchos otros autores “no alemanes”, también fueron quemados. Calcularon que 25,000 libros se fueron a la hoguera.

Una nueva hoguera:

El pasado 4 de febrero de pastor Greg Locke celebró una sesión de quema en las afueras de Nashville Tennessee. Los libros que se quemaron fueron los de Harry Potter, ya que promueven la ‘brujería. Al lanzar los libros al fuego, se sentían felices de estar rechazando al mismo demonio.
Me imagino que no debe de sorprender que el pastor encontraba peligro en las vacunas. Este inspirado pastor es un miembro del “Regimiento de la Túnica Negra Nacionalista Cristiana”, un grupo de pastores que están listos para ir a la guerra para volver colocar el cristianismo en el corazón de la vida estadounidense.
El inspirado pastor Greg Locke ha defendido teorías de conspiración vinculadas a Quanon, sobre túneles de tráfico sexual infantil bajo la Casa Blanca desde su púlpito. Lo triste, así como increíble, …es que hay gente que se lo cree.
Privacidad de documento y secreto de estado: Puedo comprender perfectamente bien que el gobierno ocupa la privacidad para discutir y buscar el camino del día a día. Ofrecer “apertura en vivo” del Concejo de Gobierno no es apropiado para ningún estado.
Pero cuando la libertad de saber y hablar se desvanece, está claro lo que sucede después. Los autócratas censuran los medios de comunicación y reprimen primero a la sociedad civil, luego atacan a las instituciones y la democracia electoral.

Las Leyes de Núremberg:

La primera señal inequívoca de la represión que ha venir es cuando los medios de información son cerradas y el pueblo lector pierde una ventana al mundo y a las opiniones ajenas. Después las Leyes de Núremberg resonarán de nuevo y llega rápidamente el día cuando la oscuridad prevalece. Las leyes recortan el permiso del ciudadano a expresar su descontento. Solo se permite la aprobación y la sumisión completa.

El Hermano Mayor:

La novela 1984, de George Orwell popularizó los conceptos del omnipresente y vigilante Gran Hermano o Hermano Mayor, de la notoria habitación 101, de la ubicua policía del Pensamiento.

El Ministerio del Amor:

Se ocupa de administrar los castigos, la tortura y de reeducar a los miembros del Partido inculcando un amor férreo por el Gran Hermano y las ideologías del Partido. (Sucede hoy mismo en Rusia).

El Ministerio de la Paz:

Se encarga de asuntos relacionados con la guerra y se esfuerza para lograr que la contienda sea permanente. Si hay guerra con otros países, el país está en paz consigo mismo. (Hay menos revueltas sociales cuando el odio y el miedo se pueden enfocar hacia fuera). Esto, lo hemos observado a menudo en un país vecino.

El Ministerio de la Abundancia:

Delegado de la economía planificada y de conseguir que la gente viva siempre al borde de la subsistencia mediante un duro racionamiento. (Propio de gobiernos autócratas, que obligan a pensar solo en obtener el sustento, y así no pensar en el gobierno).

El Ministerio de la Verdad:

Se dedica a manipular o destruir los documentos históricos de todo tipo, para conseguir que las evidencias del pasado coincidan con la versión oficial de la historia, mantenida por el Estado.
Países pequeños y grandes: Canadá y Costa Rica celebran la mayor libertad de información y libertad de información en todas las Américas.
Canadá es el segundo país más grande del mundo, pero primero en libertad de informarse adecuadamente.
En cambio, Costa Rica es uno de los países más pequeños del mundo, ¡pero su alma es grande, y es ejemplo ante el mundo!

 

Fraser Pirie.