El adivino de los sueños

Compartir

Anoche, o mejor dicho, en las horas de la madrugada me soñé con mi mamá. Estábamos ahí reunidos, ella exactamente igual a como siempre la conocimos. Nos encontramos conversando sobre un sobrino. Entonces mamá me dijo con la mente, que el muchacho era muy jovencito, y yo di vuelta y le comenté, “pues no tanto ya”.

Como adivino de los sueños, yo sé perfectamente bien, que yo estuve con mi madre anoche. Nos reunimos en un lugar donde no existe el tiempo. En un sitio donde ella puede venir y donde yo puedo llegar. Claro, mamá no se dio cuenta que el muchachito, ¡el sobrinito ya tiene 20 o 25 años más de edad del tiempo, cuando ella lo conoció! Porque donde ella está no existe el tiempo, como lo marcamos nosotros con horas, días, meses y años. O mejor dicho, como lo marca a mí el cuerpo, ¡cada día más viejo!

Sigmund Freud, quien primero lo investigó.

Sigmund Freud explicaba que las dificultades en la infancia o emociones reprimidas pueden explicar problemas emocionales actuales. La conclusión general de Freud radica en que los sueños son realizaciones disfrazadas de deseos reprimidos.

Pero también explicó que “a lo largo de la historia, hubo tres grandes humillaciones. El descubrimiento de Galileo, que no somos el centro del Universo; el descubrimiento de Darwin, que no somos la corona de la creación; y su propio descubrimiento, que no controlamos nuestra propia mente”.

La ciencia desconocida: Yo sí creo que la ciencia le hace falta un gran descubrimiento. El descubrimiento, como lo decía Freud de su propia mente. Pero también de la ciencia del alma. Miles de personas alrededor del mundo en tantas diferentes circunstancias han llegado a declarar que en una vida pasada vivieron en tal parte y lo han podido descifrar y explicar de tal manera que es muy convincente. Únicamente que la ciencia no nos advierte todavía de esas posibilidades. La ciencia de hecho siempre va atrasada en el conocimiento final de todo.

Gracias a las películas de Hollywood, muchísima gente ahora cree en las diferentes vidas. Claro, en la vida que estás es la más importante, pero se considera que has vivido antes. Pero la parte que no se ha investigado fielmente se relaciona con el alma, que transita de cuerpo en cuerpo, de vida en vida adquiriendo los conocimientos reales.

De hecho, cada noche yo tengo experiencias espirituales, o sea sueños. Una noche fue muy diferente, muy especial, porque me soñé con el compositor y pianista Sergio Rachmaninoff que me preguntó cuál pieza quería que me tocara. Yo le hubiera dicho el Concierto número 2 Opus 18. Pero parece que alguna vez había dicho que no le gustaba tanto ese concierto y resultó ser la más famosa de todas sus composiciones. Entonces yo le contesté, “la que usted quiere”. Y el Maestro me dedicó una obra.

Uno de los sueños que más me ha gustado fue una noche que me dormí. Me salgo del cuerpo para andar caminando por la calle y de repente, ¡un oso o alguien con mucha fuerza llegó y me sujetó por detrás! No tenía cómo soltarme. En eso le dije:

—¡Le transmito un rayo de luz hasta el fondo de su alma! El oso me soltó al instante y se cayó para atrás. Yo me eché una risa de maloso. También en ese mundo invisible, a veces pueden andar personas que se han dedicado al mal y tratan de perjudicar a las personas. La luz siempre ilumina el sendero.

Pero una noche me recuerdo viendo una familia super feliz brincando en una piscina. Únicamente que aunque parecía agua, eran buenos fluidos que usaban para quitarse el barro pegajoso que traían. En un cuarto estaba una señora, que parecía ser del tiempo de antes, sentada con su pequeño maletín, el bombín y la sombrilla. En un francés ininteligible le comunico:

—¡Nos sommes pret a partir!   O sea, estamos listos para salir. Iba para la luz.

Limpieza espiritual: Hay cepillos prácticos que uno puede usar a diario para mantenerse limpio espiritualmente. Así como en Costa Rica nos bañamos cada día, la contraparte espiritual también necesita del aseo. Por un lado está la oración y la meditación que desarrollan la parte interna. Pero cuando se hace una pequeña caridad en la calle, el espíritu interno brinca de felicidad. Mucho de esto no es necesario para la persona que en la vida ha aprendido a amar, a la familia, a los coterráneos, a la humanidad entera. Por eso, siempre las tres cualidades necesarias para todos, … es ser amigo de:

1- El amor.

2- La caridad.

3- La humildad.

¡Dichoso él que los conoce, él que se ha hecho amigo de las Tres Joyas!

Andar sin ropa: Los interpretadores de sueños dicen que esto pueden ser deseos reprimidos. Pero para mí es simplemente salir en espíritu a caminar. Cuando algún día uno deje botado el cuerpo físico, así es como se sale. Se está viendo ahí la verdadera persona, la que transcurre de vida en vida. Es el espíritu de la persona. Es la verdadera persona.       

 

Fraser Pirie.